Bullying: La otra cara de la moneda

Actualizado: 9 de jun de 2020

Como padres estamos siempre en la búsqueda de los culpables, alguien a quien señalar cómo acosador. Buscamos a otros niños que podrían intimidar y hacer que nuestro pequeño pase un mal rato. Pero ¿qué pasaría si nuestro hijo es el agresor? Tendemos a creer que somos unos excelentes padres, y es lo más normal, pero en algunos casos no podemos hacernos los ciegos y debemos buscar soluciones eficaces y reales para acabar con esto.


Sí, como padres debemos admitir que nuestro hijo esta actuando de manera inapropiada e irrespetuosa, sentiremos que hemos fallado de cierta manera como padres, y no es fácil de reconocer y admitir. Pero debemos ser honestos con nosotros mismos y saber si nuestro hijo esta siendo un bully en el colegio. También es nuestra responsabilidad buscar soluciones la situación y ayudar a que nuestro pequeño cambie. Aprovechemos este tiempo en casa y hablemos con nuestros hijos, seamos un buen ejemplo y ayudémoslos a reconocer en lo que están fallando y en lo que nosotros estamos fallando.


Martha Lucia Gómez G., PhD, psicóloga y experta en violencia durante la adolescencia, explica que:


“es importante empezar a cambiar la idea entre niños y adolescentes que, para sentirse importantes y valioso, no necesitan estar por encima de los demás, ni agredir o dañar a otros.”



Los expertos en temas de acoso explican que esto comienza entre muchas razones, con agresiones muy leves, pueden ser chistes pesados o burlas, que seguramente ven que nosotros hacemos en nuestro día a día y luego los replican en sus contextos.

Un buen ejemplo es cuando nuestro pequeño es testigo de cómo nos reímos de alguno de nuestros vecinos o una persona ajena, incluso cuando llegamos a hacer comentarios ofensivos, para ellos será una conducta apropiada y no dudará en imitarla. Claramente, hay otros casos en donde puede ocurrir que nuestro hijo lo haga sin la necesidad de haber tenido como ejemplo a un adulto, pero, recae nuevamente en nosotros como padres pues no le damos mucha importancia o no le prestamos la atención adecuada y dejamos pasar un error sin corregirlo.

Para la psicóloga Gómez, este tipo de acciones cada vez se irán volviendo mas graves y pesadas llevando a otro tipo de agresiones, físicas, verbales o relacionales generando daños psicológicos en el niño que esta siendo afectado.

Por eso es tan importante que no solo le demos las herramientas adecuadas para que nuestro hijo pueda afrontar un caso de acoso, sino que también debemos estar muy pendientes en la manera en la que nuestro pequeño trata a sus compañeros, amigos o hermanos.


Conocemos como es el perfil de los niños que son víctimas de acoso: tienden a ser muy calladas, tímidas, inseguras y con problemas en casa. Pero ¿sabemos cómo es la otra cara de la moneda?

Para saber si mi hijo es uno de los promotores del bullying en su salón primero debo aprender a distinguir las características que hacen a un niño un acosador. Si puedo identificar la mayoría de estas en mi hijo, tendremos que acudir a profesionales y dar todo nuestro apoyo.




Realiza cualquier compra desde nuestra pagína web. En nuestro catálogo encontraras todo lo que estas buscando para tu pequeño. ¡María Helena te acompaña en las mejores etapas!


Le gusta sentirse superior a los demás

Por lo general le gusta sentirse superior y en algunos casos llegar a dominar a los niños que tienen una autoestima baja y que son mucho mas susceptibles a ser manipulados. Esto no significa que tu hijo no tenga su autoestima baja, puede disimular con sus actos de superioridad que son más débiles que él.

Este tipo de problemas también se pueden ver en la casa. Si en algunas ocasiones nuestro hijo nos da órdenes o intenta mandar sin darse cuenta de esto, es una señal de alerta. Debemos estar atentos y no dejar pasar el hecho de que crea que sus opiniones son las únicas validas.

Es impulsivo, su reacción esta siempre fuera de control

Esto se puede ver, principalmente, cuando alguien les dice que están cometiendo un error o que algo no esta bien, pero ellos siguen haciéndolo porque consideran que si esta bien. Tienden a ser cero tolerantes con la frustración. Por eso, reaccionan de forma violenta. Ocurre lo mismo, cuando se intenta hablar con ellos o hacerles ver que su opinión o verdad no es la única.

Si tu hijo hace bullying lo sabrás por estas tres características:

  • Es intolerante

  • Tiene pensamientos muy cerrados, es poco flexible

  • Carece de empatía hacia los demás.

Es un experto chantajeando

A veces podemos darnos cuenta de estas señales en la casa, el niño que intenta manipular a los demás puede que se le escape intentar hacer lo mismo en la casa. Por eso, hay que estar alertas y no dejar pasar por alto estos chantajes o intentos de manipulación. Por lo general aplican el chantaje para no tener que hacerse cargo de sus responsabilidades y de sus errores; la culpa siempre caerá en el otro, pero nunca en él.






No les va muy bien académicamente

Si ves que tu hijo empieza a tener problemas en el colegio no lo dejes pasar pues pude ser una señal de que las cosas no es tan bien con su comportamiento. Si tu pequeño se esta metiendo en problemas o se comporta de forma agresiva con los compañeros es posible que se haya convertido en el acosador de su salón.





Obsesión con la popularidad

Todo lo que piensen de él le preocupa y siempre va querer ser un punto de referencia aun si esto se consigue a partir del miedo. Es muy común que suceda cuando los niños tienen baja autoestima o inseguridades, lo que hace que busquen la atención de los demás.

Sus amigos también son agresivos

Puede ser difícil darse cuenta de esta alarma, pero si los amigos de tu hijo tienden a tener tendencias agresivas o malas intenciones, deberás estar mucho más pendiente. Lo más posibles es que tu pequeño este implicado en desarrollar estos comportamientos. Los niños que intimidan se suelen juntar con niños que también intimidan.

Violencia en casa

Según un estudio que realizaron los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades y el Departamento de Salud Pública de Massachusetts afirman que los agresores o víctimas del acoso tienden a tener altas probabilidades de experimentar o vivir situaciones de violencia en su casa. Los agresores suelen tener cuatro veces más probabilidades de haber causado daño a algún integrante de su familia.


Estas preguntas te ayudara a identificar si tu pequeño esta teniendo actitudes de bully para que así prendas tus alarmas y puedas hacer algo antes de que se convierta en un problema mayor.