top of page

Bullying: La otra cara de la moneda

Desde nuestro lugar de padres siempre estamos buscando la seguridad y protección de nuestros hijos y/o nuestras hijas, somos encargados de mantener su cuerpo y mente cuidados y cuando vemos que su integridad y su seguridad se ven afectados estamos en busca del culpable de eso, buscamos que adulto y/o que niñ@ es el/la que ocasiona el malestar en nuest@ hijo(a).

 


 

Pero….¿qué pasaría si es nuestro hijo o nuestra hija el que esta intimidando y/o agrediendo a otr@? Se nos hace difícil creer que sea nuestro pequeño o nuestra pequeña porque sentimos y pensamos que hemos hecho la labor perfecta, pero en algunos casos no podemos hacernos los ciegos y debemos buscar soluciones eficaces y reales para acabar con esto.


Así como admitimos las cualidades y las grandiosidades de nuestr@ hijo(a), también debemos reconocer cuando él o ella esta actuando de manera inapropiada e irrespetuosa, nos cuestionaremos en que hemos fallado como padres, ocasionando esto que sea difícil y complicado reconocer y admitir, pero eso también hace parte del amor que les tenemos y de nuestro propio crecimiento.


Debemos ser honestos y transparentes con nosotros mismos y saber si nuestro hijo y/o hija esta haciendo bullying en el colegio o en su contexto más cercano. También es nuestra responsabilidad buscarle una solución a la situación y ayudar que nuestro pequeño y/o pequeña también se haga responsable, sea consciente de su error y cambie. Aprovechemos el darnos cuenta para hablar, escuchar, guiar y sobre todo ayudarle a reconocer que esta bien y que esta mal y también ver en nosotros, en nuestro papel de padres que debemos cambiar para ser el ejemplo adecuado para ellos(as).

 

Martha Lucia Gómez G., PhD, psicóloga y experta en violencia durante la adolescencia, explica que:


“es importante empezar a cambiar la idea entre niños y adolescentes que, para sentirse importantes y valioso, no necesitan estar por encima de los demás, ni agredir o dañar a otros.”


 

Los expertos en temas de acoso explican que esto comienza por muchas razones, con agresiones muy leves, pueden ser chistes pesados o burlas, que seguramente ven que nosotros hacemos en nuestro día a día y luego los replican en sus contextos.

Un buen ejemplo es cuando nuestro pequeño es testigo de cómo nos reímos de alguno de nuestros vecinos o una persona ajena, incluso cuando llegamos a hacer comentarios ofensivos, para ellos será una conducta apropiada y no dudarán en imitarla. Es importante tener en cuenta que nosotros somos su referente, aun que el contexto haga parte de su crianza, somos nosotros los que interferimos en su formación de creencias y actuaciones de forma inmediata.


 


 

Claramente, hay otros casos en donde puede ocurrir que nuestro hijo lo haga sin la necesidad de haber tenido como ejemplo a un adulto, pero, nosotros no debemos hacer caso omiso a su comportamiento, ni dejar pasar ese tipo de conductas ya que ahí caeríamos en el error de hacerle pensar que no esta mal y olvidamos que nosotros somos los responsables de enseñarles que esta bien y no lo esta.


Para la psicóloga Gómez, este tipo de acciones cada vez se irán volviendo mas graves y pesadas llevando a otro tipo de agresiones, físicas, verbales o relacionales generando daños psicológicos en el niño y/o niña que esta siendo afectado.


Por eso es tan importante que no solo le demos las herramientas adecuadas para que nuestro hijo pueda afrontar un caso de acoso, sino que también debemos brindarle las herramientas de la empatía, el respeto, el reconocimiento del otro y de sus limites, ver como el se comporta con sus amigos(as) y sus hermanos(as).


Conocemos como es el perfil de los niños y/o las niñas que son víctimas de acoso: tienden a ser muy callad@s, tímid@s, insegur@s y con problemas en casa. Pero ¿sabemos cómo es la otra cara de la moneda?


Para saber si mi hijo(a) es uno(a) de l@s promotores del bullying en su salón primero debo aprender a distinguir las características que hacen a un niño un ser intimidante. Si puedo identificar la mayoría de estas en mi hijo(a), tendremos que acudir a profesionales y dar todo nuestro apoyo.

 

Realiza cualquier compra desde nuestra página web. En nuestro catálogo encontrarás todo lo que estas buscando para tu pequeño. ¡María Helena te acompaña en las mejores etapas!

 

Le gusta sentirse superior a los demás


Por lo general le gusta sentirse superior y en algunos casos llegar a dominar a los niños y/o las niñas que tienen una autoestima baja y que son mucho mas susceptibles a ser manipulados. Esto no significa que tu hijo(a) no tenga su autoestima baja, puede disimular con sus actos de superioridad que son más débiles que él(ella).


Este tipo de problemas también se pueden ver en la casa. Si en algunas ocasiones nuestro hijo y/o nuestra hija nos da órdenes o intenta mandar sin darse cuenta de esto, es una señal de alerta. Debemos estar atentos y no dejar pasar el hecho de que crea que sus opiniones son las únicas validas.

Es impulsivo(a), su reacción esta siempre fuera de control


Esto se puede ver, principalmente, cuando alguien les dice que están cometiendo un error o que algo no esta bien, pero ellos(as) siguen haciéndolo porque consideran que sí esta bien. Tienden a ser cero tolerantes con la frustración. Por eso, reaccionan de forma violenta. Ocurre lo mismo, cuando se intenta hablar con ellos o hacerles ver que su opinión o verdad no es la única.

Si tu hijo hace bullying lo sabrás por estas tres características:

  • Es intolerante

  • Tiene pensamientos muy cerrados, es poco flexible

  • Carece de empatía hacia los demás.

Es un/a experto(a) chantajeando


A veces podemos darnos cuenta de estas señales en la casa, el niño y/o la niña que intenta manipular a los demás puede que se le escape intentar hacer lo mismo en la casa. Por eso, hay que estar alertas y no dejar pasar por alto estos chantajes o intentos de manipulación. Por lo general aplican el chantaje para no tener que hacerse cargo de sus responsabilidades y de sus errores; la culpa siempre caerá en el otro, pero nunca en él o en ella.


 


 

No les va muy bien académicamente


Si ves que tu hijo(a) empieza a tener problemas en el colegio no lo dejes pasar pues pude ser una señal de que las cosas no es tan bien con su comportamiento. Si tu pequeño(a) se esta metiendo en problemas o se comporta de forma agresiva con los compañeros es posible que se haya convertido en el acosador de su salón.

Su comportamiento ocasiona que no preste atención, constantemente se encuentra a la defensiva distrayéndose de las clases.


Tienen obsesión con la popularidad


Todo lo que piensen de él o ella le preocupa y siempre va querer ser un punto de referencia aun si esto se consigue a partir del miedo. Es muy común que suceda cuando los(as) niños(as) tienen baja autoestima o inseguridades, lo que hace que busquen la atención de los demás. Se encuentra en búsqueda de la aprobación y aceptación constante del otro.


Sus amigos(as) también son agresivos(as)


Puede ser difícil darse cuenta de esta alarma, pero si los(as) amigos(as) de tu hijo(a) tienden a tener tendencias agresivas o malas intenciones, deberás estar mucho más pendiente. Lo más posibles es que tu pequeño este implicado en desarrollar estos comportamientos. Los niños y/o las niñas que intimidan se suelen juntar con niños(as) que también intimidan.


Violencia en casa


Según un estudio que realizaron los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades y el Departamento de Salud Pública de Massachusetts afirman que los agresores o víctimas del acoso tienden a tener altas probabilidades de experimentar o vivir situaciones de violencia en su casa. Los agresores suelen tener cuatro veces más probabilidades de haber causado daño a algún integrante de su familia y también haber sido agredidos por algún miembro de esta.


 

Estas preguntas te ayudara a identificar si tu pequeño esta teniendo actitudes de bully para que así prendas tus alarmas y puedas hacer algo antes de que se convierta en un problema mayor.


  1. ¿Tu hijo(a) molesta o habla de forma negativa acerca de un compañero o una compañera solo por tener características personales o por su forma de ser, de manera continúa?

  2. ¿Tiende a hacer bromas ofensivas, comentarios negativos o le tiene apodos a sus compañeros(as) con la intención de hacerlos molestar o sentir mal?

  3. ¿Se ha encontrado en alguna situación en donde ha agredido físicamente y de forma repetitiva con otro niño(a)?

  4. ¿Has recibido quejas o comentarios acerca de comportamientos manipuladores con alguno de sus compañeros? ¿amenazas, obligar a hacer cosas en contra de la voluntad del otro?

 

¿Qué podemos hacer nosotros como padres?


Si reconociste una o más de las actitudes que te acabamos de explicar, te invitamos a que sigas las siguientes recomendaciones propuestas por los esspecialistas de Nemours Children’s Health System.


  • Asume este asunto con seriedad. Deberás asegurarte de que tus hijos entiendan que este tipo de conductas no se van a dejar pasar por alto y mucho menos que las vas a tolerar. Establece reglas de respeto dentro de casa; por ejemplo, si tu hijo(a) esta teniendo actitudes agresivas dentro de la casa, con sus hermanos(as) o algún otro miembro de la familia, tendrás que explicarle que si sigue así tendrá consecuencias y que debe cambiar esos comportamientos.

  • El respeto y la amabilidad con los demás. Enséñale a tu pequeño(a) a ser respetuoso(a) y amable con las personas que lo rodean. Debe tener claro que esta mal poner en ridículo o burlarse de alguien por ser diferente a él o ella, dependiendo de lo que sea (raza, religión, apariencia física, situación económica, sexo, etc.). Como padres debemos inculcarles valores, entre ellos: la empatía, la solidaridad y el respeto con aquellos que tenemos diferencias.


  • Procura estar más pendiente de la vida social de tu pequeño(a). Infórmate acerca de los factores que pueden estar generando una influencia en la conducta de tu hijo(a) dentro del entorno escolar y social. Contáctate con los padres de sus amigos(as) y habla con ellos, igualmente con sus compañeros y profesores. Así podrás identificar los factores que están afectando a tu hijo(a) y así trabajar en ellos de la mano de un psicólogo u orientadores.


  • Siempre da buen ejemplo. Reflexiona acerca de la forma en la que hablas con tus hijos y cómo manejas los problemas con ellos, como también la forma en la que te comportas con el otro. Si tu te comportas de una manera agresiva con ellos o frente a ellos, lo más probable es que te imiten y hagan lo mismo. Resalta siempre los aspectos positivos en lugar de decirle los negativos; enséñales a manejar situaciones de frustración y a resolver los problemas y conflictos de una forma sana y pacifica.


 











 

Muchos de los casos de bullying no se detectan a tiempo porque lo vemos como “cosas de niños” o “juegos de niños”; sin embargo, ningún tipo de violencia hacia otro ser humano se puede justificar. Tenemos que tener esto claro para así poder diferenciar cuándo realmente es un juego y cuándo esta sobrepasando la línea del respeto.

Como padres no podemos dejar pasar esto y debemos enseñar desde la casa las cosas que están bien y las que no.


Cuéntanos en los comentarios si tu pequeño ha tenido alguna experiencia relacionada con el bullying. Comparte esta entrada con alguien que creas que lo necesita; aveces no podemos ver el error que esta cometiendo nuestro hijo y seguro necesitamos de un empujón.



 

No te pierdas ninguna actualización sobre nuestro contenido en el blog y en redes sociales.


Encuéntranos en redes sociales:


Regístrate en nuestro sitio web y comenta en nuestras publicaciones, nuestro equipo quiere hablar contigo y asesorarte.

 


70 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page