top of page

¿Cómo acompañar a tus hijos cuando quieren vestirse solos?

A medida que nuestros hij@s crecen, también crecen sus ganas de ser más autónomos y se empieza a fortalecer su personalidad, incluyendo en esto el como quieren verse, que colores y que ropa son acordes a quienes son y/o les gustaría ser.


Como padres queremos ser parte de cada una de sus etapas, acompañándolos desde todo el amor que sentimos por ellos y despiertan en nosotros, ayudándolos a que cada día logren ser más independientes y puedan sentirse capaces de hacer todo aquello que ell@s deseen.


En esta entrada a nuestro Blog te compartimos muy buenos consejos para acompañar a tu pequeñ@ en esta nueva etapa que es la de aprender a vestirse solo(a) para que así esta tarea sea más fácil y divertida.


¡Empecemos!



¿Cuál es la edad ideal para iniciar?


Todo niño y niña es diferente, no debemos tener prisa en adelantar cada una de las etapas de desarrollo especialmente las que corresponden a su autonomía y hábitos. Cada niño y niña tiene su propio ritmo de aprendizaje.


Dentro de una perspectiva general, la edad en la que inician a querer vestirse y desvestirse solos es alrededor de los 3 años de vida desarrollando las destrezas necesarias para que a los 5 años ya puedan vestirse y desvestirse solos sin ninguna ayuda.


Busca que en su armario pueda encontrar ropa fácil de poner y quitar


Compra ropa que sea fácil de poner y quitar, evita los botones y mecanismos complicados mientras desarrolla su motricidad y pueda manejarlos a la perfección. Para pantalones y faldas busca que estos tengan cintura elástica.


Las prendas superiores son las que mayor dificultad generan a la hora de vestirse, asegúrate que los cuellos de las camisetas y buzos sean lo suficientemente amplios para que al momento de vestirse estos no se queden atorados en su cabeza lastimándoles la piel. Para estas prendas, un truco para que diferencien el derecho y revés de la prenda al momento de vestirse es que sus camisetas tengan estampados en la parte frontal dándoles guía desde lo visual.


Para los zapatos, el cierre de velcro o sin cierre serán tus grandes aliados, aquí lo más importante es ayudarles a reconocer cual es el correspondiente al pie derecho y al pie izquierdo. Para esto, una gran idea es dividir una calcomanía de su personaje favorito y pegar las mitades en la plantilla de cada zapato, así tu hijo podrá reconocer el lugar de cada zapato al completar la figura.


Sin embargo, puedes tener un par de zapatos con cordones así podrás empezar también a enseñarle las dos orejitas de conejo para amarrarlos.



La práctica y el juego son grandes apoyos


En el mercado puedes encontrar material lúdico y didáctico con cordones, botones y cremalleras que le ayudaran a desarrollar la destreza necesaria para estos mecanismos y ponerlos en práctica al momento de vestirse y desvestirse.


Convertir esta actividad diaria en un juego, ayudara a que tu hijo aprenda el orden en que se pone cada una de las prendas, inventa canciones o juega a que se visten al mismo tiempo para que el empiece a reconocer este orden apoyado también el orden que le resulte mas cómodo.


Permite que el escoja su propia vestimenta


El crecimiento de nuestros hij@s también implica que empiezan a definir sus propios gustos, en el caso de la ropa comenzaran a inclinarse por ciertos colores, texturas, motivos e incluso tipos de prendas.



Permíteles explorar y apoya sus elecciones, con esto le demuestras que su palabra tiene valor y le darás confianza a su personalidad. Además empezaras a conocer un poco más sobre tu hij@.


La paciencia es una de las grandes claves


Respeta sus tiempos y sus maneras, si ves que le resulta difícil anímalo a seguirlo intentando y ayúdalo solo si te lo pide, así empezara a afianzar su autonomía y confianza.



Es posible que no lo aprenda a la primera ni a la segunda, algunos mecanismos le serán difíciles como las cremalleras o bien puede ponerse las prendas al revés. En estos casos no lo afanes ni te burles, así solo le generaras estrés y frustración, el y/o ella se encuentra en continuo aprendizaje y cada día hace parte de esto.



Dale tiempo a esta actividad


El aprender a vestirse solos es una actividad que como te lo comentamos requiere de paciencia y esto se refleja en el tiempo. Para los primeros intentos procura que sea en fines de semana o vacaciones, momentos donde no exista prisa y tu hijo(a) se sienta en total tranquilidad sin sentir presiones por tener que salir pronto de casa.


Después de convertir el vestirse solo en un habito diario, un buen consejo que te damos es preparar la ropa la noche anterior para que tarden menos tiempo en la mañana.


Incentiva el orden


Así como le enseñas a vestirse y desvestirse solo(a), es importante que inicies a fomentar el orden con su ropa para que también se convierta en parte de su rutina diaria. Puedes empezar enseñándole a dejar la ropa sucia en una cesta para continuar luego a dejar los zapatos en su lugar y a guardar su ropa en la medida de sus capacidades.





Esperamos que empieces esta nueva etapa de acompañamiento con estas recomendaciones disfrutando cada momento que compartes con tu hij@ viéndolo(a) crecer cada día más, conociéndolo y apreciando que cada día trae con el y/o ella un nuevo aprendizaje.







 

No te pierdas ninguna actualización sobre nuestro contenido en el blog y en redes sociales.

Encuéntranos en redes sociales:

Regístrate en nuestro sitio web y comenta en nuestras publicaciones, nuestro equipo quiere hablar contigo y asesorarte.


288 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page